Gualeguaychú – Argentina

Montevideo 21
Tel: Estudio 423345 / Weimberg 15526692 / Fidelio 15601283
Email: estudio@wfyasociados.com.ar

Savassi, Belo Horizonte-MG – Brasil

Avenida do Contorno, nº. 6594, 7º andar.
Tel. +55 31 3555 – 356

Montevideo 21 / Lunes – Viernes / 08:00 – 12:00   16:00 – 20:00

septiembre 2018

Opinión Reclamos  Sobre la polémica en Urdinarrain: El límite de Arsénico en el agua es “cosa juzgada”  15 febrero, 2017 LA REGION El reconocido abogado Juan Ignacio Weimberg escribe una columna de opinión en el que coincide con lo publicado por LA REGIÓN sobre el Arsénico en el agua, asegurando que no existe controversia por los valores permitidos, ya que es “cosa juzgada”.   Por Juan Ignacio Weimberg Abogado. Doctorando en derecho en la Universidad Nacional del Litoral. Filosofo del Derecho.   Un gran Filósofo del Derecho contemporáneo Manuel Atienza  decía que uno de los objetivos de la filosofía del derecho es clarificar conceptos, marcar límites y  echar  “un poco de

Se trata de un recurso de queja frente a la sentencia del Superior Tribunal de Justicia (STJ) de Entre Ríos, que el viernes pasado rechazó el pedido de los denunciantes del barrio náutico privado a llegar hasta la Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN) hasta tanto no se agote la vía administrativa. 'Para que se entienda con claridad: vamos a ir a golpear las puertas de la Corte Suprema de Justicia de la Nación y vamos a decir que en Entre Ríos tenemos a tres señores en el STJ que parece que no leyeron toda la jurisprudencia que

26/06/17 |“El proceso penal está pensado para encarcelar a personas en situación de pobreza, pero no a personas poderosas” Por Nahuel Maciel EL ARGENTINO Juan Ignacio Weimberg tiene 38 años y es abogado. Nació el 28 de mayo de 1979 en Gualeguaychú. La prudencia del sabio es una de sus cualidades y casi nunca se lo puede encontrar en el campo de lo políticamente correcto. Y quiere cambiar, aunque sea en algo, el actual sistema de despojo y de erosión de derechos. Sostiene algo incómodo pero cierto y su opinión es clara: a la cárcel solamente van los pobres, pero el poderoso